Mensaje Especial de Michael Byrne

febrero 6, 2019 Construimos

Lo que a menudo se pierde en las noticias sobre la recuperación de Puerto Rico es que FEMA le ha otorgado a la Isla $2.3 mil millones para asistencia de vivienda y otras necesidades y $2.0 mil millones en préstamos de bajo interés para asuntos de recuperación de desastres. También hemos comprometido $5.3 mil millones para trabajos de reparación de emergencia. Consideremos lo siguiente: más de $9 mil millones que se han inyectado a la economía de Puerto Rico. Esto es mucho dinero en el contexto de cualquier unidad económica. Tomará tiempo procesar y utilizar.

Además, creamos 1,900 empleos en FEMA y un número incalculable de puestos para contratistas que ha ayudado a lograr que el nivel de desempleo en la Isla llegara a su punto más bajo durante los últimos 50 años. Ahora nos estamos moviendo hacia la fase de trabajo de recuperación permanente y, les cuento de entrada, que la velocidad no es nuestra meta. Esto podría exponernos a la crítica, pero me explico.

Por disposición de la Ley Federal de Presupuesto Bipartidista de 2018 y el uso de un programa de FEMA conocido como Procedimientos Alternativos, o 428, tenemos una oportunidad increíble para crear un nuevo modelo resiliente para el Caribe. El programa de Procedimientos Alternativos le da al gobierno local la capacidad de reconstruir estructuras para que sean más fuertes y mejores, en lugar de restaurar lo que ya existía. Navegar por este nuevo proceso puede ser un desafío y los beneficios dependen de la capacidad de estimar los costos en detalle y correctamente desde un principio.

Trabajando con el Gobierno de Puerto Rico, ahora podemos desarrollar la capacidad de recuperación en todas las infraestructuras críticas y hogares de manera correcta. Podemos relocalizar las estructuras fuera de las zonas inundables y hacer que todo lo que tocamos tenga la capacidad de resistir la próxima tormenta. Pero para hacer todo esto debemos tomarnos nuestro tiempo, ser reflexivos, examinar las opciones, elegir sabiamente y ejecutar con fuerza y eficiencia. Lo que hemos aprendido del pasado es que debemos esforzarnos al máximo, pero no a expensas de ejecutar proyectos mal planificados.

Una y otra vez, en eventos anteriores cuando la prioridad era la velocidad, las cosas no siempre se hacían bien y nos encontrábamos trabajando en un proyecto muchos años después. Aún se están realizando proyectos de recuperación tras el paso de los huracanes Katrina y Sandy, e incluso, el sitio del World Trade Center todavía está en construcción. Estamos mejorando las formas en que nos coordinamos dentro de FEMA y con otras agencias federales y estatales, y esperamos que eso ayude a que los proyectos avancen sin problemas.

Tenemos muchos proyectos interesantes planificados, como por ejemplo reubicar las viviendas públicas que están en zonas inundables, y reconstruir los edificios y sistemas de energía y agua para que sean más resistentes. Recientemente comprometimos $79 millones para ayudar al Gobierno de Puerto Rico a actualizar su código de construcción, un hito importante en la recuperación de la Isla. El nuevo código de construcción utiliza lo último en la tecnología de modo que los diseñadores pueden desarrollar planes de construcción hechos a la medida para resistir grandes tormentas.

También se contempla la contratación de 263 oficiales de cumplimiento de códigos adicionales y la amplificación del mensaje de construir siguiendo los parámetros de los nuevos códigos. Continuaremos progresando: tenemos aquí a miles de personas talentosas y comprometidas con Puerto Rico para ayudarnos a lograrlo.

Lo que a menudo se pierde en las noticias sobre la recuperación de Puerto Rico es que FEMA le ha otorgado a la Isla $2.3 mil millones para asistencia de vivienda y otras necesidades y $2.0 mil millones en préstamos de bajo interés para asuntos de recuperación de desastres. También hemos comprometido $5.3 mil millones para trabajos de reparación de emergencia. Consideremos lo siguiente: más de $9 mil millones que se han inyectado a la economía de Puerto Rico. Esto es mucho dinero en el contexto de cualquier unidad económica. Tomará tiempo procesar y utilizar.

Además, creamos 1,900 empleos en FEMA y un número incalculable de puestos para contratistas que ha ayudado a lograr que el nivel de desempleo en la Isla llegara a su punto más bajo durante los últimos 50 años. Ahora nos estamos moviendo hacia la fase de trabajo de recuperación permanente y, les cuento de entrada, que la velocidad no es nuestra meta. Esto podría exponernos a la crítica, pero me explico.

Por disposición de la Ley Federal de Presupuesto Bipartidista de 2018 y el uso de un programa de FEMA conocido como Procedimientos Alternativos, o 428, tenemos una oportunidad increíble para crear un nuevo modelo resiliente para el Caribe. El programa de Procedimientos Alternativos le da al gobierno local la capacidad de reconstruir estructuras para que sean más fuertes y mejores, en lugar de restaurar lo que ya existía. Navegar por este nuevo proceso puede ser un desafío y los beneficios dependen de la capacidad de estimar los costos en detalle y correctamente desde un principio.

Trabajando con el Gobierno de Puerto Rico, ahora podemos desarrollar la capacidad de recuperación en todas las infraestructuras críticas y hogares de manera correcta. Podemos relocalizar las estructuras fuera de las zonas inundables y hacer que todo lo que tocamos tenga la capacidad de resistir la próxima tormenta. Pero para hacer todo esto debemos tomarnos nuestro tiempo, ser reflexivos, examinar las opciones, elegir sabiamente y ejecutar con fuerza y eficiencia. Lo que hemos aprendido del pasado es que debemos esforzarnos al máximo, pero no a expensas de ejecutar proyectos mal planificados.

Una y otra vez, en eventos anteriores cuando la prioridad era la velocidad, las cosas no siempre se hacían bien y nos encontrábamos trabajando en un proyecto muchos años después. Aún se están realizando proyectos de recuperación tras el paso de los huracanes Katrina y Sandy, e incluso, el sitio del World Trade Center todavía está en construcción. Estamos mejorando las formas en que nos coordinamos dentro de FEMA y con otras agencias federales y estatales, y esperamos que eso ayude a que los proyectos avancen sin problemas.

Tenemos muchos proyectos interesantes planificados, como por ejemplo reubicar las viviendas públicas que están en zonas inundables, y reconstruir los edificios y sistemas de energía y agua para que sean más resistentes. Recientemente comprometimos $79 millones para ayudar al Gobierno de Puerto Rico a actualizar su código de construcción, un hito importante en la recuperación de la Isla. El nuevo código de construcción utiliza lo último en la tecnología de modo que los diseñadores pueden desarrollar planes de construcción hechos a la medida para resistir grandes tormentas.

También se contempla la contratación de 263 oficiales de cumplimiento de códigos adicionales y la amplificación del mensaje de construir siguiendo los parámetros de los nuevos códigos. Continuaremos progresando: tenemos aquí a miles de personas talentosas y comprometidas con Puerto Rico para ayudarnos a lograrlo.

Contact

Oprime aquí para conocer sobre el estatus del uso y desembolso de fondos de FEMA.

© 2018 Puerto Rico COR3 | Derechos Reservados

Contact